Servicios Integrales de Limpieza

Los servicios de limpieza que abarcamos son muy amplios. La necesidad de procurar día a día el obtener una mayor calidad de vida, es el que hacer de los profesionales que forman LIMPIEZAS OCAÑA, S.L., que se encuentran evolucionado continuamente para desarrollar toda una gama de servicios integrales de limpieza, que garanticen una evolución sostenible dentro de un entorno libre, limpio y agradable. Servicios de limpieza para todos los ámbitos, desde oficinas hasta edificios u organismos públicos.


Medios Utilizados

Para realizar con la mayor efectividad y precisión los servicios de limpieza que ofrecemos a las empresas, adoptamos necesariamente los mejores métodos a nuestros alcance, con la finalidad de lograr los objetivos marcados, que son: calidad y servicio al cliente.

MAQUINARIA: LIMPIEZAS OCAÑA, S.L. se halla en constante innovación de los medios técnicos a utilizar en la prestación de nuestros servicios. La maquinaria utilizada para los diferentes trabajos de limpieza es determinada para que en todo momento nuestros trabajadores dispongan de los medios adecuados consiguiendo el máximo rendimiento.

PRODUCTOS DE LIMPIEZA: La constante preocupación de nuestra compañía en su respeto al MEDIO AMBIENTE hace que los productos que se utilicen sean los apropiados para conseguir resultados óptimos de limpieza, y en todos los casos, han de reunir los controles de calidad y han de contar con su correspondiente ficha de seguridad y homologación.

 

 


Garantía de Calidad

LIMPIEZAS OCAÑA, S.L. ostenta la certificación ISO 9001, ISO 14001, teniendo así un plan homologado de organización y gestión de nuestra compañía.

     

Es cierto que la mayor garantía de calidad de nuestra empresa es el gran compromiso adquirido con nuestros clientes y el conocimiento de tener en nuestras manos la higiene y presentación de las empresas que mantenemos ante sus clientes.

Las directrices básicas de la política de calidad, que deben presidir nuestra actuación, se resumen en los principios que se enuncian a continuación:

  • Los clientes son la razón de nuestro trabajo. Debemos conocer, para satisfacerlas, sus necesidades reales y expectativas.

  • Para conocer es necesario medir.

  • El Trabajo bien hecho, a la primera, debe ser el objetivo de actitud permanente. Un trabajo bien hecho es el que satisface las expectativas de su cliente.

  • La prevención de errores tendrá prioridad frente al esfuerzo por controlarlos.

  • Para conseguir los máximos niveles de claridad, es imprescindible una actitud de colaboración, de trabajo en equipo. Una actitud individualista, ajena a las necesidades de los demás, no tiene cabida en este sistema de empresa.

  • Mejorar la calidad es responsabilidad de todos no descansemos en otros para que nos controlen o hagan de filtro al trabajo mal hecho. Deberá prestarse una gran atención a la capacitación y formación como herramienta necesaria para el trabajo. Deberá ser permanente, planificada y orientada a la satisfacción del cliente.

  • La comunicación es tarea de todos. Es imprescindible una comunicación adecuada para avanzar en la mejora de la calidad.

  • La mejora de la calidad es un proceso continuo. Hay que adquirir el hábito de mejorar permanente, creando una elevada conciencia de calidad.